Bienvenidos
Buscar:
FOTO DE INTERNET
Carlos García de Alba, Cónsul general de Los Ángeles.

Cónsul mexicano en Los Ángeles llama a la calma

| Imprime | Envía
ocexcelsior.com

Ha sido un mes muy ocupado para Carlos García de Alba, quizás el más ocupado en sus 30 años de carrera en el cuerpo diplomático mexicano.

Como cónsul mexicano en Los Ángeles, García de Alba está al frente de la respuesta de su país a las nuevas políticas de inmigración del presidente Donald Trump, supervisando el consulado mexicano más grande en los Estados Unidos y una red consular regional responsable de unos 2.3 millones de ciudadanos mexicanos que viven en el sur de California.

Al igual que otros consulados mexicanos en todo el país -incluyendo en Santa Ana y San Bernardino- el puesto avanzado de L.A. ha sido inundado con llamadas y visitas desde la toma de posesión de Trump. Los ciudadanos mexicanos están luchando para renovar pasaportes, registrar a sus hijos para la ciudadanía y obtener asesoramiento legal en preparación para lo que su gobierno ha llamado la "nueva realidad" de vivir como un extranjero en los Estados Unidos.

Ahora, con nuevas órdenes ejecutivas que amplían enormemente a quienes se considera una prioridad para la deportación y reportes de extensas redadas de inmigración, los mexicanos de todo el sur de California -en particular los que viven aquí de forma indocumentada- están cada vez más al borde.

El Southern California News Group habló con García de Alba esta semana para conocer más acerca de lo que el consulado está haciendo para calmar el pánico y enfrentar los dramáticos cambios políticos que han dejado las relaciones entre Estados Unidos y México en su punto más bajo en muchos años.

P.- ¿Cuál ha sido la atmósfera en el consulado en las últimas semanas?

R.- Cada día está muy ocupado, complicado. Hay mucha incertidumbre. Muchas dudas, mucho trabajo, mucha presión. En el caso de los indocumentados - e incluso entre los que están documentados - hay mucho miedo. No recuerdo, en mis muchos años en la diplomacia, que haya visto algo así. Hay mucha incertidumbre. Es un reto.

Pero sólo necesitamos seguir trabajando, como siempre, para proteger los derechos de nuestros nacionales que viven aquí. Porque, francamente, sentimos que hay un sentimiento contra México y los mexicanos.

Así que para el cónsul de México, no son tiempos fáciles. Respetamos que no tenemos derecho a interferir con las decisiones soberanas que el gobierno estadounidense hace. Pero eso no significa que somos felices.

P.- ¿Esperaba que la nueva administración implementara sus cambios de política tan rápidamente?

R.- No tan rápido. Por supuesto, era obvio que habría un gran cambio en la política estadounidense y en la relación bilateral con México. Fue una gran parte del debate durante toda la campaña presidencial.

Así que sí, esperaba que hubiera grandes cambios en muchos sentidos, pero no tan rápido.

P.- Como cónsul general en Los Ángeles, ¿cuál es su papel en lo que implica todos estos cambios?

R.- Estar cerca de la comunidad y defender los derechos de los mexicanos. Esa es mi principal preocupación. Asegurarse de que se respeten sus derechos humanos: que si son arrestados, se les concede justicia y debido proceso, y que si son deportados, son deportados de manera civil.

Quiero estar cerca de mi gente, ser una fuente confiable de información para mi gente. Y mi trabajo ahora es hacer todo lo posible para convencerlos de ser cautelosos, pero también para no entrar en pánico. Es una línea muy, muy pequeña.

P.- ¿Le preocupa que las recientes medidas de aplicación de la ley de inmigración formen parte de una nueva tendencia bajo esta administración?

R.- En el caso de L.A., hemos tenido aproximadamente 150 o 160 mexicanos detenidos desde la toma de posesión del Presidente Donald Trump. Eso es incluso más bajo que los estándares del presidente Obama.

Pero la forma en que se han realizado estas incursiones es diferente. Del hecho que el presidente mande tuits sobre esto, de toda la publicidad que las redadas han estado recibiendo en los medios de comunicación; En el pasado, no ha sido así. Por lo tanto, es un cambio en la forma de hacer las cosas, no en los números.

P.- ¿Crees que la atención que han recibido las incursiones, tanto de los políticos como de la prensa, es útil? ¿O es improductivo?

R.- Ambas. Es productivo, porque la gente es consciente. Les da tiempo para entender sus derechos. Pero no es útil porque hay miedo, y hay claramente una exageración de los hechos. Algunos medios de comunicación hablan de incursiones masivas, en todas partes, las 24 horas del día, y ese no es el caso. Eso crea pánico y psicosis.

Cuando la gente está bajo presión como esa, comienzan a tomar malas decisiones. Dejan de enviar a sus hijos a la escuela. Dejan de ir al parque los fines de semana. En algunos casos, deciden que no van a trabajar. Y eso no es bueno.

P.- ¿Está usted enojado por lo que se ha dicho acerca de los inmigrantes, y específicamente de los mexicanos, durante el último año?

R.- No. No estoy enojado. Estoy frustrado porque esto no es justo. Lo que está sucediendo a los mexicanos en este tiempo no es justo. Ellos vinieron aquí para ayudar, para hacer todo lo posible, y están contribuyendo mucho a este país sobre una base diaria.

Los mexicanos son trabajadores duros; Son personas honestas. No acepto los estereotipos que dicen que los mexicanos son malos, violadores. Esas cosas no son ciertas. Así que me siento muy frustrado porque lo que se dice sobre los mexicanos es muy injusto.

Pero también he conocido a muchos estadounidenses en estos días que han sido muy amables con el pueblo mexicano, con el consulado, conmigo mismo. Las personas que dicen: 'Lo siento mucho por esta situación. ¿Cómo puedo ayudar? ¿Qué puedo hacer? "Así que he sentido la calidez del pueblo estadounidense en estas semanas.

P.- ¿Cuál es el mensaje que usted quiere enviar a los ciudadanos mexicanos que están preocupados por las deportaciones?

R.- Necesitan estar muy bien informados, necesitan protegerse, conocer sus derechos. Y el mejor aliado que tienen es el consulado mexicano.

Ya hemos visto más contacto. Desde la toma de posesión de Trump, ha habido un aumento del 30 por ciento en las llamadas diarias al consulado y un aumento del 30 por ciento en las solicitudes de certificados de nacimiento.

P.- La inmigración es sólo una parte de la relación entre los Estados Unidos y México. ¿Está usted preocupado por otros cambios potenciales, digamos, en el comercio o la política económica?

R.- También nos preocupa el futuro del TLCAN, pero será un segundo paso. En el caso de la inmigración y el muro, ya hay órdenes ejecutivas. En el caso del TLCAN, todavía no hay una posición clara en la agenda de la administración. Y hay tres países involucrados, por lo que será una historia diferente.

Al final, la principal preocupación son los seres humanos.


Ver archivos de 'Portada' »
 


Ofertas
Empleos
Clasificados
Autos
Bienes raíces
El tiempo
Tráfico
MX Lotería
NWS Santa Ana - Partly Cloudy
65.0°F
Partly Cloudy and 65.0°F
Winds South at 8.1 MPH (7 KT)
Last Update: 2013-12-12 12:20:18