Bienvenidos
Buscar:
ALEJANDRO CANO, ESPECIAL PARA LA PRENSA
“El Rey” de la música ranchera, Vicente Fernandez, captivo a más de diez mil fanáticos el viernes 11 de mayo durante su primer concierto de “La Gira del Adiós” en la Arena Citizens Business Bank de Ontario.

MÚSICA: Vicente Fernández en Ontario

| Imprime | Envía
ALEJANDRO CANOESPECIAL PARA LA PRENSA
:
Cantando por casi cuatro horas, “El Rey” de la música ranchera cautivó a más de 10,000 fanáticos el viernes 11 de mayo durante su primer concierto de “La Gira del Adiós”, en la Arena Citizens Business Bank

Describir el traje de charro en turno que Vicente Fernández porta en cada concierto como lo ha hecho a través de casi 45 años de carrera artística es tarea sencilla, pero intentar buscar adjetivos calificativos a la pasión y furor que desata en su fans con cada estrofa entonada al ritmo del mariachi es literalmente imposible. Vicente Fernández propicia emociones que son sencillamente indescriptibles.

Cantando por casi cuatro horas, “El Rey” de la música ranchera cautivó a más de 10,000 fanáticos el viernes 11 de mayo durante su primer concierto de “La Gira del Adiós”, en la Arena Citizens Business Bank en la ciudad de Ontario.

Ataviado con sendo traje de charro negro con rayas en tornasol gris, abotonadura dorada, cinto piteado con hebilla que lleva sus iniciales, sombrero bordado en hilo de oro con piedras preciosas al centro de herraduras y flores de cuatro pétalos, y botas de ante café, Vicente Fernández entonó decenas de canciones durante el concierto que abrió su hijo, Vicente Fernández Jr.

El astro, quien ha vendido más de 50 millones de discos desde que inició su carrera en Ciudad de México con el álbum “La Voz que Usted Esperaba”, ejecutó canciones clásicas de antaño, como “La Ley del Monte”, “Cruz de Olvido”, “Por tu Maldito Amor”, “Volver, Volver” y “El Rey”, con la cual “El Chente” “cimbró” los cimientos de la arena con su poderosa voz privilegiada.

El también ganador de numerosos e importantes premios a la música tradicional mexicana interpretó además canciones románticas, como “¿De qué manera te olvido?”, “Me Basta”, “A Pesar de Todo”, “De Siete a Nueve” y “A escondidas”, entre otras. Como plato fuerte de la noche, Vicente Fernández entonó por primera vez en 30 años la canción “Madrecita Querida”, en honor a las mujeres por el Día de las Madres.

Con lágrimas en los ojos, “El Chente” vocalizó inolvidables frases que arrancaron amargura entre los presentes, pero en especial a aquellos que como este reportero, han sentido el dolor más intenso que cualquier ser humano pueda sentir jamás: perder a la madre.

Pidiendo permiso al publico de manera decente, Vicente Fernandez cantó en dos ocasiones la canción “El Hombre que más te Amó”, la cual dedicó a sus hijos Alejandro, Gerardo y Vicente, el cual intenta retomar su carrera.

Visiblemente conmovido, Vicente Fernández se despidió del Inland Empire, pero no sin antes ejecutar varias canciones acompañado de su hijo y entonados por el Mariachi Azteca. “El Rey”, jacarandosa y melancólicamente, ejecutó canciones del “Ídolo de Juárez”: Juan Gabriel, y arrancó risas y orgullo con las estrofas de la canción “Los Mandados”, dedicada cariñosamente “A la señora de Arizona” (Jan Brewer, gobernadora de Arizona y quien apoya la ley SB 1070).

En el escenario sobró talento, pero en las gradas y pasillos de la arena faltó decencia. No faltó la “güera de rancho” embriagada que durante todo el concierto grito eufóricamente “Ya se Armó”, ‘slogan’ de una cerveza estadounidense, ni tampoco faltó el galán obeso que intentó conquistar a cualquier mujer comprándole alcohol. Al concierto tampoco faltaron los grupos de amigos que, celular en mano, corearon las letras de las canciones, ni la clásica fanática de fútbol que frenéticamente buscó la atención de las cámaras portando una bandera de las Chivas de Guadalajara.

No, al concierto no faltaron personajes como la joven alcoholizada que debido a su irresponsabilidad no pudo disfrutar del concierto en su totalidad y acabó con una factura de ambulancia, ni tampoco faltó el “valiente” que no soportó una broma en el baño y acabó siendo detenido por las autoridades.

Así, entre trago y trago, de cigarro en cigarro, entre gente chusca y personas trabajadoras decentes, Vicente Fernández se despidió de su pueblo, de su gente, de los que lo aman y veneran con la canción “Las Golondrinas”.

En los próximos días, semanas y meses, Vicente Fernández se presentará en 24 ciudades de Estados Unidos, incluyendo Phoenix, Laredo, Atlanta, Miami, Las Vegas y Los Angeles, entre otras, para despedirse de su gente, gente de todas las edades, estatus sociales y religiones, que por cualquier razón aplauden al artista considerado como un tesoro nacional de México.

Pronto la frase “Mientras ustedes sigan aplaudiendo, yo sigo cantando” se dejará de escuchar. La gente seguirá aplaudiendo, el cantante ya no cantará. Dejará un enorme hueco difícil de llenar. Vicente Fernández pronto se retirará. No existe cantante alguno que pueda imitarlo, ni artista que pueda suplantarlo. Su voz, en arenas y teatros callará, pero su imagen y carisma por siempre en la mente de sus seguidores vivirá.


Ver archivos de 'NEXT' »
 


Empleos
Clasificados
Autos
Bienes raíces
El tiempo
Tráfico
MX Lotería
NWS Santa Ana - Partly Cloudy
65.0°F
Partly Cloudy and 65.0°F
Winds South at 8.1 MPH (7 KT)
Last Update: 2013-12-12 12:20:18
ADVERTISEMENT 
ADVERTISEMENT