Bienvenidos
Buscar:
JORGE LUIS MACIAS/ESPECIAL PARA UNIDOS
Violeta Álvarez, líder comunitaria en la organización BASTA! y actual concejal de la ciudad de Bell expresó que las sentencias a ex funcionarios corruptos no han sido “justas”.

CIUDAD: Prisión estatal para ex funcionaria de Bell y arresto domiciliario para otro ex concejal

| Imprime | Envía
ESPECIAL PARA UNIDOS

BELL – Otros dos ex funcionarios públicos que fueron participes de una sofisticada red de corrupción y apropiación ilícita de Robert Rizzo fueron sentenciados.

En el tristemente célebre capítulo de corrupción ocurrido en esta ciudad de apenas 2.5 millas cuadradas, la ex concejal Teresa Jacobo, de 61 años de edad, fue castigada con dos años en una prisión estatal y obligada al pago de más de $242,000 en restitución a la ciudad.

Por su parte, George Cole, de 64 años de edad, fue sentenciado a 180 días de arresto domiciliario y se le ordenó devolver más de $77,000 a la ciudad. Caminará con un monitor electrónico.

“Las sentencias no han sido justas, porque en todo el tiempo que estuvieron en el concilio, nunca venían a trabajar y solo estaban unos minutos en las juntas”, dijo Violeta Álvarez, actual concejal de la ciudad y ex integrante del grupo BASTA! que logró la destitución de varios funcionarios. “Ellos recibían compensación que nunca se ganaron con el sudor de su frente, estaban muy contentos desfalcando a la ciudad”.

JACOBO SE ENTREGARÁ EL 25 DE AGOSTO

La ex concejal Teresa Jacobo fue sentenciada a dos años de prisión estatal por cargos de malversación de fondos públicos. Deberá entregarse a las autoridades, el próximo 25 de agosto.

Jacobo y los otros acusados inflaron sus salarios de manera exorbitante, por acudir supuestamente a reuniones del concejo de la ciudad, pero que rara vez se cumplieron.

La juez Kathleen Kennedy, del Tribunal Superior de Los Ángeles dictaminó la sentencia contra Jacobo el pasado 25 de julio.

Según la juez Kennedy, Jacobo “debió haber sabido más de los otros acusados, debido a su experiencia sobre las leyes de bienes raíces”.

La magistrada puso en tela de juicio la “sinceridad” de las disculpas que presentó la acusada y dijo que durante su juicio mantuvo una actitud desafiante.

Los vice fiscales de distrito Sean Hassett y Edward Miller habían solicitado una pena de cuatro años en prisión para Jacobo.

Hassett dijo, después de la sentencia que si bien fueron dos años de castigo, “no compensará todo el daño que causó, pero al menos se ofrece al pueblo de Bell cierta medida de justicia”.

La mujer que fue escogida para servir en el ayuntamiento en 2001, continuó en su posición hasta abril de 2011 cuando fue destituida por los votantes de la ciudad.

Cuando fue nombrada concejal, Jacobo ganaba $434 mensuales. Después, en un periodo de cuatro años su salario aumento a $62,000 anuales, luego que ella y otros miembros del concilio se aumentaron el sueldo y crearon juntas simuladas que rara vez cumplieron o solamente se reunieron durante minutos al año.

En marzo de 2013, Jacobo, al igual que los ex concejales George Mirabal y Oscar Hernández fue hallada culpable de cinco cargos de corrupción y apropiación indebida de dinero. Los tres fueron exonerados en otros cinco cargos.

Jacobo, Mirabal y Hernández fueron hallados culpables de robar casi un millón de dólares a la ciudad.

Mirabal fue el primero de los sentenciados. Pasará un año tras las rejas en una cárcel del condado de Los Ángeles, aun cuando los fiscales pedían cuatro años de cárcel para él.

Mirabal pasará cinco en libertad condicional, deberá de cumplir 1000 horas de servicio comunitario y restituirá $243,000 a la ciudad.

SOLAMENTE ARRESTO DOMICILIARIO A COLE

George Cole, ex concejal de Bell pasará 180 días en arresto domiciliario con monitoreo electrónico, aparte de tener que servir 1,000 horas de servicio comunitario a la ciudad de Bell, cinco años de libertad condicional y pagar más de $77,000 a la ciudad, a la que casi llevaron a la bancarrota.

A Cole, quien se encuentra enfermo de diabetes la juez Kathleen Kennedy le acreditó dos días que ya había pasado tras las rejas.

De igual manera que lo solicitó para Teresa Jacobo, los vice fiscales Sean Hassett y Edward Miller, de la División de Integridad Pública buscaron que Cole, de 64 años de edad fuese sentenciado a cuatro años de cárcel.

Un jurado hallo culpable a Cole de dos cargos de apropiación ilícita de fondos públicos. En abril de este año, decidió no refutar un cargo extra de apropiación indebida de fondos para prevenir un nuevo juicio en su contra.

Cole fue elegido como concejal, por primera vez, en 1984 y mantuvo su posición hasta octubre de 2008. Por su servicio a la ciudad ganaba un salario de $434.00, el cual se elevó hasta los $75,000 por servir supuestamente en dos organismos “fantasmas”: la Autoridad para los Excedentes sobre la Propiedad y la Autoridad Comunitaria de Vivienda.

La sentencia a Cole no satisfizo a la actual concejal, Violeta Álvarez.

“No sé si a veces la ley está para excusar a los ricos; él fue la mano derecha de Robert Rizzo y muy a gusto lo mandan a su casa donde debe pagar días y no meses o años de cárcel”, dijo Álvarez. “Él tenía las manos metidas en la olla de dinero…es una burla, pero creo que las excepciones son para quienes tengan dinero y un buen abogado que los libre de la cárcel”.

El “cerebro” detrás de toda la operación de corrupción en la ciudad de Bell, el ex administrador Robert Rizzo fue sentenciado el 16 de abril a 12 años en una prisión estatal y se le ordenó reembolsar casi $9 millones a la ciudad,

Por su parte, la ex administradora asistente, Pier Ángela Spaccia, fue sentenciada a 11 años tras las rejas, además de otros ocho meses en una prisión estatal y se le ordenó reponer $8.2 millones en restitución a la ciudad.


Ver archivos de 'News' »
 


Ofertas
Empleos
Clasificados
Autos
Bienes raíces
El tiempo
Tráfico
MX Lotería
NWS Santa Ana - Partly Cloudy
65.0°F
Partly Cloudy and 65.0°F
Winds South at 8.1 MPH (7 KT)
Last Update: 2013-12-12 12:20:18