Bienvenidos
Buscar:
ÁNGELA MARÍA NASO/UNIDOS
Recipientes para el arroz y para vino para poner ofrecer como ofrenda a las personas chinas y japonesas enterradas en el cementerio de Olivewood Memorial Park en Riverside.

CULTURA: Comunidad celebra difuntos chinos con el tradicinal Ching Ming en Riverside

| Imprime | Envía
anaso@pe.com

RIVERSIDE – Con una esponja humedecida en agua, Susan Sing limpia cuidadosamente el polvo acumulado en la lápida inscrita con caracteres chinos. Pone ofrendas: una taza con vino, otra con arroz blanco, un par de palillos chinos, una pequeña fruta cítrica, un ramo de flores, dos velas e incienso.

Sing, residente de la ciudad de Alhambra, está cumpliendo con la antigua tradición china de honrar a los muertos por el festival de Ching Ming, equivalente al Día de los Muertos, celebrado el sábado, 11 de abril, en el cementerio Olivewood Memorial Park.

“Muchas de las lápidas están mal puestas porque están al revés”, dijo Sing. “Al cambiarlas y aplanaras horizontalmente, quedaron volteadas”. Aunque ella no puede leer los signos en chino, su esposo, Eugene Moy, nacido en un pueblito del sur de China, puede descifrar un poco lo que dicen.

“Las figuras son muy antiguas”, dijo Moy, el esposo de Sing. “En medio te pone el nombre de la persona y a los lados la fecha en la cual murió y el lugar de nacimiento”.

Sing asegura que ninguno de sus antepasados está enterrado en este cementerio. Su familia es de la ciudad de Cantón, hoy Guangzhou, pero no viene a recordar a los suyos sino a dar honor a los pioneros chinos que llegaron a Riverside a finales del siglo XIX.

Sing era una de las personas quien estuvo reunidas en el cementerio para festejar la tradición primaveral de limpiar o barrer a las tumbas que se celebra 106 días tras el solsticio de invierno. También es costumbre quemar billetes falsos chinos para que – simbólicamente – con el humo, les llegue el dinero al otro mundo.

Esta manera específica de venerar a los difuntos fue explicada por M. Rosalind Sagara, presidenta de la organización Save Our Chinatown Committee. Sagara tiene descendencia china-japonesa-mexicana-americana.

“La tradición de Ching Ming se hacia todos los años cuando estaba el barrio chino de Riverside en pleno auge”, dijo Sagara al grupo reunido, “pero esta costumbre se acabó en los años 40 porque los residentes chinos eran en su mayoría solteros y sin ningún núcleo familiar en este país”.

Por séptima año, la organización comunitaria se ha encargado de continuar esta tradición en la sección asiática del cementerio de Olivewood e intenta rescatar lo que era el barrio chino en Riverside, al pie del Monte de Rubidoux.

Su deseo es que un terreno descampado situado en la esquina de las Avenidas Brockton y Tequesquite, perteneciente al Departamento de Educación del Condado de Riverside en la actualidad, se transformara en un parque histórico con centro cultural. Por estas fechas, la Ciudad de Riverside está considerando la posibilidad del proyecto.

Sagara dijo que para ella el proyecto era muy personal porque sus familiares chinos llegaron a México de la misma provincia en China que muchos de los residentes del barrio chino en Riverside, y siente que ambos sufrieron los mismos prejuicios.

“El Pequeño Gom-Benn”

La industria de cítricos, que ha dado fama a la región, fue una de las razones principales por la que vino una ola de inmigrantes chinos para servir como mano de obra. Los chinos llegaron a Riverside alrededor del año de 1871 y establecieron varias comunidades étnicas, la última siendo llamada “El Pequeño Gom-Benn”. En 1885, un 80% de los trabajadores de cítricos eran chinos. Entre 1900-1920 la mayoría eran japoneses y alrededor de 1919 los hispanos empezaron a convertirse en el grupo predominante en ésta industria.

Este último barrio chino tuvo unos 400 residentes permanentes viviendo allí. Conforme una publicación del Museo Metropolitano de Riverside, durante la temporada de la pizca de la pasa y de la naranja, el número subía a más de 2,000. Pero la comunidad llegó a desaparecer por completo debido a una serie de factores, incluyendo la ley federal de la exclusión de ciudadanos chinos de 1882, y varias extensiones, que dictaba que los chinos que no tenían tarjetas de residencia serían deportados.

El barrio chino se quedó con un solo residente, llamado George Wong, fallecido en 1974.

“La tumba de Wong se puede encontrar en el cementerio Evergreen Memorial Park”, dijo Sagara.

Por ser consideradas comunidades afines, también se decoraron a las tumbas de los japoneses durante la ceremonia anual de Ching Ming.

La sección asiática de Olivewood cuenta con unas 71 sepulturas de personas chinas. Solamente existen 23 con lápidas. Las demás, han ido desapareciendo o deteriorándose con los años. De acuerdo a un trabajo investigativo realizado por exalumnos de la Universidad de California, Riverside, la mayoría de los chinos enterrados fueron hombres que trabajaron como carniceros, cocineros, empacadores de frutas, jardineros, jornaleros, lavanderos y merchantes. Al menos 12 cadáveres fueron desenterrados para ser regresados a su país de origen.

Luz Negrón, puertorriqueña radicada en Riverside, quien estuvo presente durante la ceremonia de Ching Ming, es miembro de la organización que intenta a salvar al barrio chino.

“Creo que es una oportunidad maravillosa para que nuestra comunidad latina se informe de esta celebración china, la cual honra a los antepasados de la misma forma que lo hace la celebración del Día de los Muertos”, dijo Negrón. “Todas las culturas tenemos muchas cosas en común que nos unen”.

Más información:

Para más detalles sobre el antiguo barrio chino de Riverside, se puede poner en contacto con Save Our Chinatown Committee a través de su página de Facebook Save Riverside Chinatown o por medio de la web saveourchinatown.org.


Ver archivos de 'Portada' »
 


Ofertas
Empleos
Clasificados
Autos
Bienes raíces
El tiempo
Tráfico
MX Lotería
NWS Santa Ana - Partly Cloudy
65.0°F
Partly Cloudy and 65.0°F
Winds South at 8.1 MPH (7 KT)
Last Update: 2013-12-12 12:20:18