Bienvenidos
Buscar:
Foto de cortesia

El candidato enfermo

| Imprime | Envía
Columnista sindicado

Hugo Chávez no es un candidato normal. Controla prácticamente todo en Venezuela – y tiene una gran influencia en el organismo que contará los votos en las elecciones presidenciales del siete de octubre – y aspira a quedarse un par de décadas más en el poder.

Pero hay un problema: tiene cáncer.

En los primeros días de este mes, el anuncio de Chávez de que el tumor que había sido removido quirúrgicamente de su pelvis era maligno fue transmitido desde La Habana, donde está sometido a tratamiento médico. Y me sorprendió. Nunca había visto que alguien se alegrara tanto porque le encontraron un tumor maligno. Sin embargo, ahí estaba Chávez, bromeando ante las cámaras, hablando acerca de lo bien que le ha ido.

Pero está claro que Chávez quiere dar la impresión que está curado, que no hay metástasis, que sí podrá hacer campaña electoral y que gobernará hasta el final de los tiempos.

La realidad es esta: Chávez es un candidato enfermo. ¿De qué exactamente? Bueno, esa es otra cuestión. La naturaleza del cáncer todavía se desconoce. Y una prognosis creíble es elusiva – después de todo, él se declaró libre del cáncer el año pasado.

“Cuando uno es presidente de un país, la vida privada de uno ya no le pertenece”, me dijo en una entrevista Henrique Capriles, el gobernador del estado Miranda y candidato único de la oposición, cuando le pregunté si él sabía de qué estaba enfermo el presidente Chávez. “Estos son temas que deben manejarse con la más absoluta transparencia. Esto se ha manejado siempre con una dificultad en la información, a cuentagotas”.

Pero Capriles, de 39 años y que irradia esa personalidad casi hiperactiva del que no necesita muchas horas de sueño, fue más allá. La República Bolivariana no es pareja con todos. “¿Qué puede esperar nuestro pueblo si el jefe de estado, la persona que tiene mayor poder en el país, dice que tiene una enfermedad –cáncer- y dice que en el país no están dadas las condiciones para atender su salud? ¿Qué queda para el ciudadano común? ¿Qué puede pensar si el presidente tiene que ir a atenderse a otro país?”.

Capriles explica que, por ahora, ha decidido creer la versión oficial del secreto más bien guardado de Venezuela: que Chávez se está recuperando y que regresará. “Yo soy cristiano”, me dijo, vía satélite desde Caracas. “Valga la palabra (de Chávez) por delante. A mí me costaría creer que una persona sería capaz de jugar con su salud. Yo deseo que tenga una pronta recuperación y larga vida. Queremos que él pueda ver con sus propios ojos los cambios que vamos a generar en Venezuela”. No tan rápido. La última encuesta de la empresa Hinterlaces le da una clara ventaja a Chávez (52 por ciento) frente a Capriles (34 por ciento). La encuesta fue realizada luego de la selección de Capriles como candidato de la oposición. Pero él le restó importancia.

“Nosotros tenemos una última foto”, aclaró. “En las últimas elecciones que hubo en nuestro país, el gobierno llegó a un 48 por ciento y nosotros obtuvimos un 52 por ciento”. Y el ex alcalde de Baruta cree que ese resultado se puede repetir en las votaciones presidenciales.

Si Chávez utiliza la confrontación y el insulto para atacar a sus opositores, Capriles prefiere la diplomacia y la lógica. Hace unas semanas Chávez le dijo lo siguiente a su contrincante político: “Por más que te disfraces, majunche, tienes rabo de cochino, tienes oreja de cochino, roncas como un cochino, eres un cochino”. Pero Capriles no le contestó. Esa es su estrategia.

“Yo no voy a contestar insultos y calificaciones”, me explicó. “Los venezolanos estamos cansados de la confrontación, de la pelea estéril; de utilizar la confrontación para ocultar los verdaderos problemas que tenemos en nuestro país. Venezuela es el país más violento de toda nuestra América. Tenemos la mayor tasa de inflación y problemas de empleo e inversión, en escuela y hospitales. Imagínate que perdiera yo el tiempo contestando insultos”.

Si bien Venezuela técnicamente sigue siendo una democracia, creo que Hugo Chávez no es un demócrata. Sí, ha ganado elecciones pero ha destruido el balance del poder en Venezuela, ha abusado de su puesto y hecho las leyes a su antojo, ha regalado a su discreción el principal patrimonio nacional – el petróleo – y ha fallado la prueba de fuego. Y esa es: ¿está hoy mejor Venezuela que hace 13 años? La respuesta inequívoca es no. Basta ver los altísimos niveles de criminalidad e inflación – que están entre los peores del continente – y la división en la que ha sumido a su nación.

Chávez está herido, física y políticamente pero va a luchar hasta el final y hasta su última gota de energía.

 

¿Tiene algún comentario o pregunta para Jorge Ramos? Envíe un correo electrónico a Jorge.Ramos@nytimes.com. Por favor incluya su nombre cuidad y país.

 

Jorge Ramos es ganador del premio Emmy, autor de nueve libros y conductor del Noticiero Univision.

 


Ver archivos de 'Editorial' »
 


Empleos
Clasificados
Autos
Bienes raíces
El tiempo
Tráfico
MX Lotería
NWS Santa Ana - Partly Cloudy
65.0°F
Partly Cloudy and 65.0°F
Winds South at 8.1 MPH (7 KT)
Last Update: 2013-12-12 12:20:18
ADVERTISEMENT 
ADVERTISEMENT