Bienvenidos
Buscar:
JORGE LUIS MACIAS/ESPECIAL PARA UNIDOS
Caroline Waldschmidtt, de Alemania y su novio, Marco Jetzer, de Suiza, festejan la coronación germana en el Mundial de Brasil-2014 el domingo, 13 de junio 2014.

FUTBOL: Alegría y llanto en la final del Mundial de Brasil-2014

| Imprime | Envía
ESPECIAL PARA UNIDOS

SAN PEDRO – Drama y tensión. Festejo y tristeza. Alegría y llanto. Todas las emociones posibles que puede experimentar el ser humano se entrelazaron.

La historia la escriben los grandes y Alemania se proclamó tetracampeona del mundo. El reemplazante Mario Goetze se convirtió en el héroe nacional. Su gol, al minuto 113 catapultó a su selección a la gloria.

“Argentina dependía sólo de [Lionel] Messi, pero Alemania dependía de todo el equipo”, valoró Christopher Walker, un hincha nativo de la marítima Bremerhaven, la ciudad fundada por Johan Schmidt. “Esa fue la diferencia”.

El domingo 13 de julio quedará para la posteridad. Campeona del mundo en Suiza-1954, Alemania-1974, Italia-1990, ahora la National Mannschaft le ha agregado el título de Brasil 2014.

“Fuimos el mejor equipo”, dijo el aficionado alemán, Pedram Tabriz, residente de Malibu. “Desde el histórico 7-1 a Brasil [en semifinales], sabía que estábamos más cerca de vencer a Argentina”.

Bajo un sol incesante, Tabriz y decenas de hinchas germanos se congregaron en el Wilmington Waterfront Park de esta ciudad para ser testigos de la gesta heroica.

En la cancha del estadio Maracaná de Río de Janeiro se jugaba un partido de pobre nivel. Nadie quería arriesgar de más. En juego estaba la corona que dejó vacante España.

Contrario a Alemania, Argentina vivió a expensas de un milagro de Messi. De “La Pulga” sólo hubo destellos de su genio. Sembró pánico entre los alemanes, pero sólo eso…

Una escapada de Messi a la marca de Benedikt Höwedes, a los 8 minutos, apertura a la banda a Ezequiel Lavezzi convirtió el pase de gol anulado a Higuaín.

Argentina tuvo todo el botín a su alcance. Un garrafal error de Toni Kroos se encontró Higuaín mientras regresaba. El regalo lo desperdició el delantero del Nápoles, solo ante Manuel Neuer.

“A empezar la tortura de nuevo”, fue la reacción de la argentina Mónica Sánchez. “Esto es peor que un parto”.

Todos estaban con los nervios de punta. Angustia e incertidumbre en su máximo esplendor. Argentina desactiva el juego alemán, posee el esférico, pero no tiene profundidad ofensiva.

La Copa más latinoamericana de toda la historia de los mundiales poco a poco se fue diluyendo.

Pudo haber sido en el remate de cabeza de Höwedes al poste, en el disparo de Kroos apenas afuera, en otro de Goetze, o el de Schurrle, que tapó Romero durante el alargue del 0-0.

“Ha sido un partido estresante”, analizó Caroline Waldschmidtt, originaria de Heidelberg, en la región alemana de Karlsruhe y residente de San Pedro. “Creo que ganaremos 1-0”.

Argentina tuvo la oportunidad de sellar la victoria. Era el minuto 97 y Rodrigo Palacio controló el esférico con el pecho y elevó su tiro por los cielos. Le asustó la salida del arquero Manuel Neuer.

Y, al final, decidió Mario Goetze. El centrocampista del Bayern que desapareció del equipo titular en la primera fase, se reivindicó con un gran gol.

Gran pase de Schurrle. “Súper” Mario amortiguó el balón con el pecho y, sin dejarlo caer, lo cruzó ante Romero.

“A este equipo le faltaron hue...”, expresó molesto Carlos Sánchez, un argentino de Buenos Aires. “Pero me voy contento porque, por lo menos somos subcampeones”.

La selección alemana de Joachim Loew había arrollado y humillado 7-1 al anfitrión Brasil para instalarse en la gran final, mientras que el equipo sudamericano eliminó a Holanda en tiros penales.

El árbitro italiano Nicola Rizzoli pitó la conclusión del partido y, de nuevo, la mezcla de mociones fue contrastante.

“La Copa se la dejamos a los alemanes para que tengan algo que llevar a casa”, dijo Marcelo de Bartolo. “Tenemos al Papa, tenemos a Dios y a Messi…no podemos tenerlo todo los argentinos”.

Sin embargo, a un lado de Carlos, sus hijas Jessica y Mónica escondían el rostro entre sus manos. Derramaban lágrimas de dolor porque la ilusión de conquistar el Mundial se había escapado en el mítico Maracaná de Río de Janeiro.

Por su parte, Xenia von Deksen se fundió en un abrazo efusivo con su hermana Tonja y ante la mirada atónita de la pequeña Kira Goudzieva. “Hemos sido mejores que Argentina”.

En efecto, el golazo de Goetze en la prórroga, tras la gran jugada de Schürrle, premió el dominio alemán ante una Argentina rendida a un Messi irregular.

Alemania conquista América y echa por tierra el lema “América para los Americanos”.

La historia la escriben solamente los triunfadores.

La medalla para Argentina sabe a condena. Su tiempo es para llorar.

La Copa para Alemania tiene sabor a gloria. Sonreír y festejar es su tiempo.


Ver archivos de 'Portada' »
 


Ofertas
Empleos
Clasificados
Autos
Bienes raíces
El tiempo
Tráfico
MX Lotería
NWS Santa Ana - Partly Cloudy
65.0°F
Partly Cloudy and 65.0°F
Winds South at 8.1 MPH (7 KT)
Last Update: 2013-12-12 12:20:18